Vivienda #4, Cintruénigo

Vivienda#4.1 glariaestudio

Desde una voluntad volumétrica clara, solicitada por la propiedad, el trabajo tenía que destilar un programa adaptado a las condiciones de la parcela, de las que la geobiología ocupa un orden preponderante. Desde la elaboración de la maqueta, el promotor no solo intervenía en el uso sino también en el volumen, respetando el equilibrio entre la creación y el lugar. El desarrollo del proyecto sigue el mismo criterio de integración entre vivienda, piscina y jardín. Se ha procurado que la relación entre vivienda, luz y volumen no se vea dificultada por elementos superfluos. En el interior de la vivienda, un doble espacio en el cuarto de estar relacionado exclusivamente con la escalera y los distribuidores de ambas plantas confiere un recorrido longitudinal que conjuga la relación transversal con el jardín. La ejecución cuidadosa y el control del detalle, así como la elección de una paleta de materiales escasa, han sido los acompañantes necesarios para el resultado arquitectónico.

Anuncios

GEOBIOLOGÍA

¿QUÉ ES?

La Geobiología es una ciencia que recogiendo los conocimientos más profundos de la sabiduría original y en base a recientes investigaciones científicas, centra su interés en el estudio de las relaciones entre los seres vivos, especialmente el hombre y las energías que emanan de la tierra.

¿CÓMO APLICARLA EN LA ARQUITECTURA?

Desde el punto de vista de la salud, la arquitectura puede enfocarse a modo de “medicina del hábitat”, dada la estrecha relación y el papel que juega el espacio en el que vivimos en la salud de las personas.

Un conocimiento previo de la situación de corrientes de agua y fallas en un solar o en un edificio existente, nos introduce un condicionante de sencilla resolución en la mayoría de los casos, según nuestra experiencia en más de cincuenta actuaciones.

Con un estudio geobiológico del solar o del edificio existente resolveremos el impacto en la salud de los moradores, sin alterar las decisiones programáticas y disciplinares del proyecto arquitectónico.

Sobre los edificios residenciales  y dotacionales existentes, las soluciones pasarían por redistribución de usos y/o de tabiquería. Sin afectar a los componentes fundamentales del edificio como son estructura, cerramientos exteriores, cubierta o instalaciones. Solo en excepcionales situaciones de viviendas de reducido tamaño y afecciones de amplitud superficial se plantean medidas correctoras severas.

La vivienda debe considerarse como la prolongación de los seres que la ocupan, por lo que debemos procurar el descanso adecuado. Dado que una persona permanece durante más de 6 años, con frecuencia diaria de 8 horas en un mismo lugar de forma estática e inconsciente.

La puesta en práctica de estos criterios no supone incremento  económico, si se adopta desde el principio. Aunque su influencia es apreciable para los residentes, conteniendo una virtud de primer orden, el descanso reparador humano.

APLICACIONES EN PROYECTOS

El diseño del proyecto contempla desde su inicio que los espacios de estancia prolongada, como dormitorios, salas de estar o espacios de trabajo, no se localicen en zonas geopatógenas.

Zonas geopatógenas: corrientes de agua subterránea y cruce de líneas Curry.

Así, se disponen camas, mesas de trabajo o sofás evitando zonas geopatógenas.

Bulevar de Herrerías, Tudela

El bulevar de Herrerías es el tercero de una serie de espacios heterogéneos situados en la frontera entre la parte nueva de la ciudad y su casco histórico. El paisaje que lo rodea y que sin duda le imprime su carácter es árido y seco, casi un desierto. La gente está hambrienta de verde, de humedad. Generamos un plano (el del suelo) de comunicación activa con el paseante que recoge las historias pasadas, los nuevos itinerarios y los futuros ritmos, al tiempo que se relaciona con un entorno en movimiento que mira al sol y al viento, protagonistas del clima de la zona. Pautamos dicho plano mediante juntas ritmicamente dispuestas para poder “escribir” luego sobre él con los pavimentos y el mobiliario. Sobre estas líneas se apoyarán las luminarias y el arbolado.

Asimismo, “espolvoreamos” en este fondo una serie de piezas de diferentes tamaños y de otro color que incluyen, además del pavimento, las sillas, los bancos y los jardines. Este “pixelado” se ata a la fachada sur, se condensa o se disgrega dependiendo de la zona, marca algún edificio importante y, por último, radiografía los recorridos típicos generados por los paseantes desde siempre. El plano se ejecuta con la combinación de piezas modulares de granito gris y cenia desde 40,60 centímetros a 20,20 y con grosores de 5 y , dependiendo de si sobre ellas van a circular de forma esporádica vehículos o no. Además, juega dentro del pentagrama previo con la idea de dibujar el agua que discurre bajo nuestros pies y con todo lo que cada usuario quiera imaginar.

Por encima de ese plano, los elementos de jardinería y mobiliario responden a la asimetría del bulevar con respecto a su eje. Así, en el lado sur (antigua fachada “cristiana” llena de viejos palacios) se sitúa una línea doble de arbolado de gran y pequeño porte. Entre ellos se colocan largos bancos de madera con estructura de acero, siempre asociados a extensas franjas de seto que recuerdan al que siempre ha identificado el lugar. Están pensados para usarse de múltiples maneras: con respaldo, sin él, con difernetes medidas y alturas, para sentarse, tumbarse, estar en grupo… No hay que olvidar que esta zona está rodeada de colegios. En el norte (vieja zona “mora” separada por el foso de la cristiana) aparece una hilera de árboles de porte medio, que nace de unas láminas de césped a ras de suelo y que se intercalan con unas luminarias dobles que, por un lado, iluminan el centro de la calle y, por otro, los pequeños jardines que se encuentran en la parte de detrás.

FICHA TÉCNICA

Emplazamiento: calle Herrerías, Tudela                                                                 Promotora: Ayuntamiento de Tudela

Tipología: Urbanismo, paisajismo

Arquitectos: Amaya Celaya Álvarez, José Francisco Glaría Yetano y Efrén Munárriz Clemos

Colaboradores: Ander Aginako (Arquitecto), Martín Dachary Pagola (Aparejador), Tomás Carcavilla Vázquez, Víctor Blanco y Javier Glaría (Ingenieros), Claudia Villaça y Oriol Pujol

Directores de obra: Amaya Celaya Álvarez, José Francisco Glaría Yetano y Efrén Munárriz Clemos

Constructora: UTE Construcciones Santiago Calvo y Arascon

Fecha de inicio: octubre 2005                                                                                   Fin de obra: marzo 2007

Vivienda-Estudio, Tudela

El concepto se basa en dos premisas: por un lado, su integración en la ciudad con una fachada ordenada y simétrica; y por otro, su fusión con la naturaleza mediante una forma abovedada que integra todas las alturas de la edificación hacia el jardín. De volumetría y composición compacta, se busca la proporción jugando con la luz y con la relación exterior-interior. Asimismo, se persiguen fugas visuales hacia el exterior para relacionar todas las zonas de la parcela. Las buenas vistas sobre el paseo y el río Ebro, situados al noreste y al este, condicionan el desarrollo del proyecto, creando una galería acristalada en forma de L y un atrevido mirador en la segunda planta.

La búsqueda del soleamiento en invierno y la protección del mismo en verano, así como de los vientos fríos, definen la disposición de los huecos para lograr un aprovechamiento solar pasivo. Finalmente, la geobiología del terreno, situado sobre corrientes de agua, condiciona la disposición de los dormitorios y de las zonas de estancia prolongada.